martes, 24 de septiembre de 2019

LA ESENCIA DEL SER -Nov. 2007

Gracias Alma, es un homenaje a la amistad, al reconocimiento
de un sufrimiento que tomo el poder de arrebatar una vida.

Es el recorrido psico-físico de una parte de mi historia personal, y 

para desarrollarlo me convertí en protagonista, única manera 
de expresar una realidad sin discusión, tan llena de experiencias 
como puede ser la suya, también existen experiencias menos 
tangibles que tantos lectores sabrán comprender. 
Los estigmas de nuestra historia personal, surcan los caminos 
del alma y de la piel.

Norma..., mi querida amiga, era una mujer espléndida, alegre, 
dulce, explosiva, de risa contagiosa... cuando la rapto de mi 
pasado parece, estar viva!
- Dame un abrazo!!

Era su frase preferida, cuando consiguió "abrazar" después de 

innumerables terapias y así, permitió que la abrazaran...!!!

Gracias Alma significa: Alma Grazia, era su espíritu guía.

Falleció con tan solo 42 años dejando dos hijos que no  la olvidarían, 
como todos quienes la conocimos. 

La repetida vejación sexual a la que fueron sometidos su cuerpo 
y su alma infantil, le impidieron superar aquel dolor siendo una 
mujer, como tantos niños y niñas en el mundo sufren. 
Fue su progenitor quien la obligaba a sufrir tanta vejación, miedo, 
incapacidad, falta de protección de respeto y de amor.

Norma, fue doble víctima, pues no permitió, que su hermana 
menor, sufriera también el mismo calvario, para no sucumbier 
al monstruo de la violación.

El corazón de Norma, no soportó tanto sufrimiento tenia problemas 
para seguir latiendo,con 32 años su corazón empezó a fallar. 
Como tantos niños fue víctima y perdió su vida, a causa del 
sufrimiento que un asesino llamado padre. provoco a lo largo del 
tiempo. 
Su alma y su cuerpo de  niña sufrieron el peor de martirios, máxime 
por provenir de su padre. El fuego inundó su interior viajando 
por su torrente sanguineo hasta que devoró su cuerpo y alma de 
mujer.

Mientras el mundo consciente de Norma, evadía abandonar esta 
vida, por sumaternidad, su ser ser interno, acogió la invitación del 
gran poder de la Dama abandonándonos de forma inesperada 
cuando un mes de Agosto anunciaba su crepúsculo.

Norma... 
Aún recuerdo el eco de tu risa... de nuestras risas... nos reíamos 
tanto. Nos preguntaban, si eramos hermanas... recuerdas?


Tu recuerdo nubla mi mirada... aunque ya el tiempo de tu ausencia 
empieza a pesar.

Tu perdida me motivó, a crear este documento dedicado al alma y 
por ello le puse tu nombre espiritual, pero nunca pude decirtelo.


Norma, fue un placer conocerte... aunque sin duda, sigues aquí, 

conmigo, sobre mi mesa, en mi dormitorio, en mis eventos, 
acompañas los hogares de cuantos poseen este libro.
Elegí este viejo vídeo de Adamo donde canta con los pequeños 
alumnos de una clase, ríen... como debiste reír tú y tantos miles de 
niños cuando tenías esa edad